AUNQUE EL SOL DE ESTA TARDE

Aunque el sol de esta tarde de primeros de junio casi roza ya el poniente, hace calor y se nota en el aire cargado del olor que desprenden las jaras repletas de flores blancas. Si se mira con atención se puede ver como sus esencias se volatilizan a pocos centímetros de las hojas, distorsionando ligeramente el paisaje del fondo.
Camino por una escorrentía hasta lo alto de una loma y respiro profundamente con algo de dolor en los pulmones por el esfuerzo de la subida. Me detengo y olvido el pinchazo del pecho al ver el paisaje serrano de dehesas verdes salpicadas de fresnos y encinas.
Escucho…. escucho como en el valle los sonidos cambian al ritmo de la luz del sol:
Pájaros…. mugidos de terneros hambrientos… cencerros de vacas que se aproximan a los mugidos… un tren que divide a su paso en dos el campo llenándolo de estruendo…. y de nuevo pájaros suplantando con su silencio el ruido de la jauría humana…

Crece el silencio.
En lo hondo del bosque
un picapinos


El sol casi roza el perfil de la montaña y algunas nubes bajas reflejan sus rayos de atardecer ocultándole a ratitos y dejando el cielo matizado de rojos y violetas.
Me encaramo a un berrocal en cuyas grietas musgosas han germinado algunas jaras y me admiro de la capacidad para sobrevivir de estas plantitas que hunden sus raíces en un terreno tan inhóspito.
La piel de mis brazos se eriza al sentir una ligera brisa del norte y agradezco el frescor que proviene de las cumbres en las que aún quedan neveros.

Nubes del Norte.
En los pétalos de las jaras
oscureciendo


Vuelvo sobre mis pasos, camino en silencio intentando pasar desapercibida en este espacio sagrado en el que me siento una intrusa.

Anochece.
Por entre las jaras el canto
de otros pájaros




Mercedes Pérez (Villalba - Madrid)

3 comentarios:

Yama dijo...

Me gusta…
Me gusta el ritmo cadencioso de las frases.
Me gusta el uso de cuatro de los sentidos, huele, mira, oye, siente en su piel y se sorprende.
Me gusta, aunque en la narración no es necesario, en ser una observadora que se esfuerza en esfumar el yo como si se avergonzara de usar la primera persona.
¿Que pasaría si se usara la tercera persona?¿Porque no…?

Elías dijo...

Un despliegue de medios: actitud y aptitud. Dominio del lenguaje, de la situación, del viaje al entorno, en el que te regocijas. Mil gracias por estas cosas. Un abrazote, maestra.

Mercedes dijo...

Me faltan los emoticonos, el de cara colorada, el de "exageraos que sois unos exageraos" (este me lo acabo de inventar) y el del chinito que da las gracias desde su corazón.... y maestros vosotros que me enseñais a descubrir cada día nuevas cosas.
Un abrazote fuertote a los dos